Del ahorro al trabajo colaborativo: los beneficios de utilizar la nube

Del ahorro al trabajo colaborativo: los beneficios de utilizar la nube

Equipo Temis

Temis

18/09/2020

Tags: Transformación digital

Desde hace unos años, se escucha cada vez con mayor regularidad sobre las posibilidades del trabajo “en la nube”.

 

El término se refiere al uso de dispositivos y servidores de terceros para la gestión, almacenamiento, accesibilidad y compatibilidad de la información.

 

Descarga nuestra Guía para un trabajo remoto exitoso

 

Por más abstracto que parezca, hay una industria multimillonaria detrás en la que participan importantes multinacionales, como Google, Microsoft y Amazon, por mencionar algunas, que proveen la confiabilidad de sus marcas y su infraestructura para que el trabajo en la nube se desarrolle.

 

Una vez entendido el concepto, hay que identificar las bondades de la nube, la cual ha facilitado no solo que las organizaciones aprovechen esta infraestructura externa, sino que también ha sido determinante para el rápido crecimiento y la posibilidad de escalar proyectos con una inversión mucho más acotada que hace una década, por ejemplo.

trabajo colaborativo en la nube

 

 

TRABAJO COLABORATIVO

 

La nube permite que los proyectos en equipo fluyan de mejor forma gracias a este punto. Los archivos se encuentran disponibles todo el tiempo, listos para que los miembros del equipo puedan trabajar sobre ellos al unísono. Esto no era posible en la forma convencional, en donde un documento tenía que pasar de mano en mano o en donde cada persona trabajaba sobre su propio archivo.

 

 

 

ALMACENAMIENTO

 

Los servidores de las compañías que trabajan con datos e información solían ocupar instalaciones de dimensiones importantes para resguardar todos esos valiosos gigabites.

 

En la actualidad, esa maquinaria puede ser sustituida por la nube, ahorrando en todo tipo de recursos: de inversión para infraestructura, de espacio e incluso de personal.

 

Quizá este sea el punto en el que se observa el beneficio de forma más tangible, pues las empresas también identifican en esta tercerización la capacidad de crecer hacia el verdadero core de la empresa.

 

 

FLEXIBILIDAD

 

Uno de los beneficios de la nube es la ubicuidad de la información, con el único requisito de contar con un dispositivo y una conexión a internet.

 

De esta forma, toda la información relacionada con el trabajo (sin importar que sean uno o cinco años de datos o archivos) puede viajar a cualquier lugar a donde sea requerida por el colaborador.

 

Esto abre la posibilidad de ser productivo desde cualquier punto del planeta, ya sea desde el home office o desde una playa al otro lado del mundo. Esa flexibilidad se suma al primer punto, el del trabajo colaborativo, y el resultado es equipos productivos a pesar de la distancia.

 

 

ECONOMÍA

 

De acuerdo con diversas aproximaciones, el costo de un servidor propio, con el respectivo personal de atención y software de trabajo podría superar los 30 mil dólares anuales, mientras que un servicio en la nube reduciría esa inversión a menos de un 10%.

 

Además de este primer ahorro, la nube evita que los dispositivos portátiles de la empresa se vean saturados rápidamente o que, con el paso del tiempo, se requieran de nuevos servidores con la exigencia económica y de espacio que esto conlleva.

 

En pocas palabras, la nube es una solución no solo de eficiencia, sino también de inversión, pues la escalabilidad es inmediata y la flexibilidad de la demanda de espacio también lo es.

 

En un contexto que exige de todas las claves que hemos mencionado: trabajo colaborativo y a distancia, flexibilidad, ubicuidad, ahorro económico y de espacio, así como un sistema que atienda a las necesidades de negocios cada vez más dinámicos, el trabajo en la nube será una de las claves para aquellas empresas que sepan evolucionar al compás de estos tiempos.

 

Grupo 2192 (1)