Reorganizarse para crecer

Reorganizarse para crecer

Equipo Temis

Temis

18/09/2020

Tags: Transformación digital

Una de las principales preocupaciones de los líderes de las pequeñas y medianas empresas del país es la posible redefinición de sus modelos de negocio para afrontar los retos presentes y futuros, de cara a una nueva realidad mundial que está transformado las economías y que claramente puede significar oportunidades, no solo amenazas. Todo negocio busca continuidad y crecimiento sostenido. Actualmente, la clave es la flexibilidad y el dinamismo que son las ventajas competitivas de este importante sector del empresariado. 

 

Descarga nuestra Guía para un trabajo remoto exitoso

 

 

Algunos factores determinantes que considerar en el segmento de las pequeñas y medianas organizaciones en el contexto de la situación socioeconómica mundial son:

 Grupo 2192-1

 
  • Digitalización de las operaciones para mejorar las operaciones en línea.
  • Gestión de recursos humanos en modo teletrabajo y con personal eventual.
  • Administración de la cadena de suministro y logística de la empresa con el máximo aprovechamiento de los recursos digitales.
  • Relaciones y seguimiento de procesos administrativos y legales con proveedores, gobierno y organizaciones.

 

A nivel global, las pequeñas y medianas empresas están respondiendo a exigencias sin precedente para asegurar su supervivencia y crecimiento en el menor plazo posible. Estos desafíos obligan a los negocios a considerar cambios sustantivos en su operación para reducir costos y aprovechar al maximo su posicionamiento y ventajas. Al analizar cada área de oportunidad surge la necesidad de herramientas que podrían contribuir a mejorar las eficiencias, reducir los costos, aumentar la competitividad, generar nuevos mercados o incursionar de manera productiva en nuevos nichos, siempre con la flexibilidad en mente. 

 

La primera línea estratégica es la automatización de los asuntos de la empresa, desde la contabilidad hasta la administración del negocio en todas sus líneas, niveles y facetas. Recientemente, hemos visto cómo el trabajo a distancia y desde casa reduce costos, siempre que el software permita que los empleados realicen sus tareas desde el hogar eficiente y productivamente.

Todo negocio puede operar a distancia si los recursos están pensados para ello. De esta forma, es posible que, si el personal de oficinas realiza sus tareas en el modelo home office y se mantiene la actividad productiva en talleres, plantas e instalaciones de atención al público, el negocio pueda asegurar su continuidad y eventualmente el crecimiento. 

 

En esta línea, Temis es la herramienta indicada porque además de garantizar una adecuada gestión de los asuntos de la empresa, en todas las áreas y niveles, facilita la colaboración y el cumplimiento de los objetivos, y ofrece un camino inmejorable hacia la transformación digital. 

 

Una segunda línea estratégica está centrada en el cliente. ¿Cómo lo contactamos, nos contactamos y comunicamos con él? Las ventas por teléfono se transformaron en la atención por Internet. Para muchas empresas, es recomendable contar con un sistema de CRM (customer relationship management) para mantener y mejorar las relaciones con los clientes. 

 

En los años por venir, cada vez veremos más software operando en el ámbito de la inteligencia artificial; basta ver cómo las grandes corporaciones han transformado la atención a clientes, entre muchas otras actividades, con robots que interactúan con las personas para facilitarles trámites y procesos de diversa índole. El poder de la flexibilidad de las PYMES permite replicar este servicio con personal capacitado para dar una respuesta rápida y estandarizada.  

 

Una clave del éxito en la atención al cliente es el servicio de ventas a través de Internet; ya sea una tienda virtual, una oficina de ventas en línea o servicios integrales de asesoría contable, fiscal, legal, médica, psicológica o de cualquier otro tipo. Este modelo de atención siempre incluirá cuatro componentes básicos: a) la comunicación, ya sea a través de redes sociales, correo electrónico, mensajería u otros, b) la gestión del inventario y la búsqueda de productos, que puede ir desde un sistema automatizado hasta una simple página; c) el sistema de cobro, con posibilidades de pagos en línea incrementa el número de usuarios, ahora la transferencia electrónica y el pago con tarjeta de débito o crédito son fundamentales; y  d) la logística para el envío de productos en el caso de mercancías o el software necesario para atender y dar soporte al cliente.

 

Todo comienza con una gestión adecuada, disciplinada y ordenada de los asuntos de la empresa. Sin ella, ni los recursos más sofisticados de atención y servicio, o la propia transformación digital, ofrecen garantías de funcionamiento y resultados.  

 

La nueva realidad hoy demanda a las PYMES agilidad en la toma de decisiones, que estén en sintonía con los movimientos de un entorno económico desafiante y que también representa oportunidades de negocio, sobre todo para quienes toman ventaja y se preparan, capitalizando las fortalezas de sus equipos de trabajo e identificando sus capacidades. En este proceso de reorganización, la correcta selección de las herramientas digitales básicas toma el rol central para dar una respuesta a los retos presentes y la apertura de nuevos mercados.

 

Piensa en Temis.