Un nuevo reto para las empresas: liderazgo y la gestión de equipos de trabajo a distancia

Un nuevo reto para las empresas: liderazgo y la gestión de equipos de trabajo a distancia

Equipo Temis

Temis

18/09/2020

Tags: Colaboración

En la era actual, las estructuras laborales se han transformado como no lo habían hecho en varias décadas. Transitamos sobre territorio inexplorado, y eso resulta a la vez desafiante e inquietante.


liderazgo y gestión de equipos

Somos parte de una especie de experimento social involuntario, tal vez el más grande en la historia. Esto ha devenido en una revolución laboral, pues casi toda organización ha replanteado, hasta cierto punto sus metodologías, formas de trabajo e incluso sus filosofías.

 

Conforme pasan los meses, queda cada vez más claro que algunas cosas ya no volverán a ser como antes. Hay cambios que llegaron para quedarse y los modelos de trabajo siguen transformándose mientras aún desciframos este nuevo escenario.

 

Los líderes tienen enfrente varios desafíos: deben mantener alta la moral del equipo, deben desarrollar un sano nivel de empatía hacia sus colaboradores y al mismo tiempo conservar índices altos de productividad. Su toma de decisiones es ahora más compleja.

 

Uno de sus mayores retos es decidir en asuntos de importancia manteniendo la confianza de los colegas y demostrando transparencia y espíritu de trabajo en equipo.

 

Descarga nuestra Guía para un trabajo remoto exitoso

 

EL DELICADO BALANCE ENTRE LA VIDA EN CASA Y EL MUNDO LABORAL 

 

En la mayoría de los casos, el trabajo remoto significa amalgamar la vida profesional con la privada. Y aun sin la interacción directa del trabajo presencial, los líderes deben comprender y tener presentes las necesidades de su personal, quizá más que nunca.

 

La firma británica de servicios profesionales Deloitte, alerta sobre la posible sensación de desconexión cuando los trabajadores no pueden comunicarse cara a cara con el resto del equipo. Esto, advierte, puede llevarlos a ser menos creativos o menos productivos.

 

Para evitarlo, recomienda estimular las videollamadas periódicas y fomentar la socialización entre líderes y colaboradores. Aconseja también proveer a todo el equipo de la tecnología necesaria para una dinámica de esta naturaleza: laptops, soporte técnico, teléfonos, software.

 

LA COMUNICACIÓN, LA BASE DE TODA RELACIÓN 

 

Si bien el estándar de hoy son las juntas virtuales, es necesario asegurarse de su efectividad. Esto requiere preparación y establecer anticipadamente una agenda: los temas a tratar, cuánto durará la reunión y el propósito de la misma. Deben dejarse de lado temas irrelevantes y no desviarse del hilo conductor fijado con antelación. 

 

Grupo 2190

 

Las juntas remotas con grupos amplios son más demandantes, mientras que en grupos reducidos es más fácil ser escuchado y tomar decisiones efectivamente. La revista norteamericana MIT Sloan Management Review aboga por una mayor frecuencia en las juntas, pero de menor duración y mucho más enfocadas. También aconseja hacer un esfuerzo extra por compensar las breves interacciones sociales que ocurren de forma espontánea en una oficina, y que suelen perderse en un entorno 100% virtual.

 

La retroalimentación es fundamental y hay que procurar incluir a cada miembro del equipo. En un escenario de trabajo a distancia, es común que un colaborador quede al margen de la comunicación grupal, la planeación estratégica y la toma de decisiones. Hay que evitarlo en la medida de lo posible. 

 

LA TECNOLOGÍA, NUESTRO MÁS GRANDE ALIADO

Grupo 2055-3

 

En este contexto, los programas de gestión laboral se han convertido en una herramienta vital, un poderoso complemento. Con su ayuda, la comunicación en los equipos de trabajo puede verse considerablemente beneficiada y más orientada a la obtención de resultados. 

 

En ese sentido, un desafío a superar es la dispersión de actividades y objetivos. Herramientas como Temis, por ejemplo, pueden simplificar el cumplimiento de estrategias y la asignación de actividades. La función de esta aplicación es impulsar flujos de trabajo más estructurados y eficientes, a través de interfaces simples y un funcionamiento intuitivo, fácil de asimilar para cualquier trabajador.

 

La disponibilidad y el fácil acceso a archivos e información desde una computadora o teléfono móvil puede agilizar también la consumación de tareas asignadas y trabajos conjuntos. Y es justo el tipo de ventajas que estos softwares pueden brindar no solo a equipos o áreas de trabajo, sino a organizaciones enteras. 

 

 

 

 

Referencias:

Deloitte, Remote Collaboration: Facing the challenges of COVID-19, marzo 2020

Alec Levenson, Patrick McLaughlin, New Leadership Challenges for the Virtual World of Work, MIT Sloan Management Review, 4 de junio 2020