Herramientas tecnológicas: las mejores aliadas de las pymes

Herramientas tecnológicas: las mejores aliadas de las pymes

Equipo Temis

Temis

18/11/2020

Tags: Transformación digital

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) desempeñan un rol fundamental en la economía de una nación. Generan una importante cantidad de empleos y son responsables de la una parte sustancial de la producción y comercialización de bienes y servicios. Son un elemento esencial de la actividad económica mundial.

 

Descarga nuestra Guía para un trabajo remoto exitoso

 

 


herramientas tecnologicas

Para darnos una idea de su dimensión, las pymes representan el 90% de los negocios en el mundo y el 50% del empleo a nivel global, según estimaciones del Banco Mundial.

 

Hoy los comercios emergentes cuentan con ventajas de las cuales no disponían hace algunos años. La rentabilidad es algo más asequible que en el pasado, cuando un proyecto incipiente dependía casi exclusivamente de su capital económico. Ahora está disponible una mayor gama de herramientas tecnológicas que las ayudan a crecer y ser más competitivas.

 

Lo anterior representa, de hecho, un nuevo reto para los negocios: ¿qué tan rápido pueden adaptarse a las tendencias tecnológicas vigentes y usarlas en su beneficio?

 

 

Bajos costos, grandes ventajas

 

Entre tantas corrientes en auge, es fácil perderse y desconocer por dónde empezar. Las siguientes son algunas de las herramientas tecnológicas que pueden ser de gran utilidad para una micro, pequeña o mediana empresa:

 

 

pequeñas y medianas empresas

 

Redes sociales: Ahora las firmas pueden vincularse de manera más efectiva con sus consumidores e interactuar directamente con ellos. De hecho, los compradores más jóvenes esperan tener una mayor conexión con las marcas y productos que consumen a través de canales digitales que los mantienen en constante comunicación y al tanto de las novedades de sus compañías favoritas. Pueden llegar incluso a percibirlas casi como personas reales, con identidades definidas, y no sólo como entidades abstractas y carentes de rostro.

 

Estas plataformas representan un escaparate con el potencial de alcanzar a un gran número de personas, con un bajo o nulo costo. Según el tipo de negocio, un contenido orgánico y bien planeado en redes sociales puede resultar mucho más efectivo y barato que la publicidad en medios tradicionales como la televisión, la radio o las publicaciones impresas. Muchos son los proyectos exitosos que han nacido en Instagram, Facebook, YouTube y otras. Por lo mismo, aquellos son terrenos cada vez más competidos y especializados.

 

Analítica digital: Los portales web, redes sociales y aplicaciones aportan una inmensa cantidad de datos e información relevante para quien está detrás de una marca. La correcta interpretación de toda esta data puede llevar a una toma de decisiones mucho más acertada y a brindar una experiencia personalizada para cada cliente.

 

No es ninguna sorpresa que en los últimos lustros hayan surgido perfiles laborales altamente especializados en estos campos: analistas de datos, consultores digitales, expertos en SEO (posicionamiento en buscadores), etc. Ahora más que nunca, el cliente se ha convertido en el eje central de las estrategias mercadológicas, y la recolección y análisis de datos permite ofrecerle una experiencia cada vez mejor.

 

Más opciones de pago: Los nuevos modelos de venta tienden a una mayor flexibilidad para el consumidor y entre más opciones tenga un cliente para pagar sus productos y servicios, es más probable que esté dispuesto a adquirirlos.

 

Ya no basta con aceptar dinero en efectivo o tarjetas de crédito. Si bien opciones de pago cashless como PayPal ya no son una novedad, representan sólo la punta del iceberg: son cada vez más comunes las transacciones con apps móviles y sin intermediarios. La pandemia no ha hecho sino acelerar la consolidación de este tipo de movimientos bancarios.

 

Nos dirigimos hacia la extinción del dinero en efectivo y al auge de las carteras digitales y las criptomonedas. A estas alturas, una empresa no puede darse el lujo de prescindir de alternativas flexibles de compra. Ya es posible, por ejemplo, efectuar pagos a través de una aplicación tan popular como WhatsApp y la tendencia seguirá en aumento.

 

 

Servicios en la nube y everything as a service (todo como un servicio)

 

Están quedando obsoletos los costosos equipos que necesitaban las organizaciones para realizar operaciones y almacenar grandes volúmenes de datos. Además de que ocupan un considerable espacio físico, requieren mantenimiento e instalaciones óptimas para su correcto funcionamiento. Lo anterior se traduce en fuertes inversiones que, por lo general, sólo las grandes firmas pueden costear.

 

computacion en la nube

 

En ese sentido, las herramientas en la nube se han afianzado como una valiosa alternativa para las pymes. Han reducido la brecha competitiva entre pequeñas empresas y grandes corporaciones: ahora es posible gestionar un negocio desde cualquier lugar, proveer un servicio a través de herramientas en línea, casi con la misma eficiencia y flexibilidad que los “chicos grandes”.

 

Por otro lado, el modelo de todo como un servicio (XaaS, por sus siglas en inglés) está cambiando las reglas del juego: ya no es forzoso adquirir todo el hardware, software, infraestructuras de TI o plataformas que una empresa necesita para brindar sus productos y servicios.

 

Con este nuevo enfoque, que antepone los planes de renta a la compra, es posible alquilar bienes y servicios a medida que crece una empresa, en lugar de efectuar arriesgadas inversiones de capital que podrían no prosperar como se esperaría.

 

Pensemos, por ejemplo, en una oficina que requiere decenas de computadoras funcionales para los colaboradores. En lugar de comprarlas, el esquema XaaS ofrece un plan de arrendamiento que abarca equipos de cómputo, así como los programas, licencias y aplicaciones que suelen necesitar, soporte técnico incluido.

 

Transcurrido cierto tiempo, el plan de contratación se renueva y los equipos y software son reemplazados o actualizados. ¿Los objetivos de esta modalidad de servicio? Una mejor relación costo-beneficio y garantizar un acceso permanente a lo más actual en materia tecnológica.

 

 

En conclusión

 

Podría decirse que hoy en día es más fácil emprender un negocio. La digitalización de los recursos ha traído considerables beneficios en la operación de las pymes, y sin duda demandará que los empresarios replanteen sus estrategias y formas de operar constantemente. La buena noticia es que ya no todo dependerá de las posibilidades financieras de su organización.

 

Los consumidores de hoy tienen expectativas más grandes respecto a las empresas de cualquier tamaño. Será de vital importancia identificar y adoptar las alternativas tecnológicas más relevantes, para satisfacer las necesidades de la clientela y transformarlas en el factor distintivo o el valor agregado de un servicio o producto.

 

Las herramientas tecnológicas están sobre la mesa. Depende de cada empresa cómo capitalizarlas.

 

 

Small and medium enterprises (SMES) finance, The World Bank, 2019

The Future of the Medium-Sized Business 7 Trends Driving SMEs’ Digital Transformation, Microsoft, 2019

#BrandsGetReal: What consumers want from brands in a divided society, Sprout Social, 2 de mayo 2019

Amy Feldman, Dozens Of Brands Have Built Businesses On Facebook And Instagram. But It's Getting A Lot Harder, Forbes, 8 de enero 2018.

Facebook launches WhatsApp digital payment service, BBC News, 16 de junio 2020.

Liz Alderman, Our Cash-Free Future Is Getting Closer, The New York Times, 6 de julio 2020.