El ciclo de vida de todo proyecto

Suscríbete

icono png

Blog

Trabajo remoto
Eficiencia y productividad
Colaboración
Transformación digital
Administración de Proyectos

      Contacta a ventas

      Iniciar sesión

      Prueba gratis

      menu

      imagen principal del artículo grupo png

      El ciclo de vida de todo proyecto

      18 marzo 2022

      En muchos sentidos, la administración de proyectos es un símil de nuestra experiencia de vida: Partimos de un punto con la intención de llegar a otro y por más planes que efectuemos en el camino a recorrer, sabemos que se pueden presentar eventos inesperados. Es por ello que, al igual que en la vida, contar con una estrategia o directrices nos ayuda a organizarnos y a reducir eventualidades imprevistas.

       

      En Temis sabemos que una estrategia es fundamental para la buena gestión de tus planes y también estamos conscientes de que tus proyectos, laborales o personales, están compuestos por diferentes etapas que dan inicio o cierre de manera sistemática.
      El día de hoy queremos nombrar algunas de las etapas generales que pueden marcar el ciclo de vida de un proyecto bajo la premisa de que identificarlas, te ayudará a elegir de forma consciente aquello que se adapte a tus necesidades.

      Todo proyecto tiene un comienzo y un final por lo que no es de extrañar que las diferentes tareas que integran nuestro proyecto comparten esta premisa. Es importante mencionar que, en cuanto a la administración de proyectos, no existen absolutos, puesto que cada uno de ellos está basado en una estrategia particular, no obstante a grandes rasgos, las etapas que componen el ciclo de vida se agrupan en 4:

       

       

      1. Inicio

      Comenzar con ciertos proyectos va de la mano de acciones como “definir”, “desarrollar” o “gestionar”. Además de estos verbos, esta primera fase es el momento idóneo para llevar a cabo toda la investigación que nos ayudará a determinar si el proyecto es viable.
      Ya que esta etapa es una conceptual, es conveniente que evaluemos las diferentes ideas que puedan afectar costos, tiempo y demás recursos una vez que la teoría e investigación se pongan en práctica y nos enfoquemos en la obtención de resultados tangibles.

       

       

      2. Planificación

      A continuación, es momento de trazar un plan de acción que le permita a nuestros colaboradores y encargados, alcanzar los objetivos. ¿Cuáles serán las herramientas a utilizar?, ¿Cuál será la periodicidad del seguimiento?, ¿Cuáles serán nuestros gastos recurrentes?, ¿podemos identificar alguna inversión esporádica?, ¿Cuáles serán las métricas a utilizar? Cómo puedes ver, en esta etapa se busca responder a preguntas muy específicas y esto se debe a que en la planificación se detallan ciertos de los temas contemplados en el inicio  a fin de que nuestro equipo se prepare para eventualidades 

       

       

      3. Ejecución y Seguimiento

      Entre mejor delimitemos nuestras etapas 1 y 2, mejor preparación tendremos para la fase de Ejecución. Esta etapa regularmente suele asociarse con la inversión más grande de tiempo y recursos en tanto que de ella se desprenden una serie de tareas y subtareas implementadas por diferentes agentes. Implica, por tanto, la coordinación e integración de diferentes actividades que pueden o no suceder de forma simultánea, pero cuyos resultados incidirán en nuestra entrega final.

      También es una etapa de análisis, puesto que, con base en los frutos de nuestro trabajo, estaremos en capacidad de realizar ajustes al plan original o de adaptar nuestro calendario interno a fin de cumplir en tiempo y forma.

       

       

      1. Cierre

      Cuando somos capaces de concluir un proyecto significa que nuestro cliente ha aceptado la entrega final. A su vez, esta aceptación libera a nuestro equipo, puesto que se ha cumplido con los compromisos establecidos. Profesionalmente, esta actividad es catártica en tanto a que va acompañada de un sentido del logro y de satisfacción laboral. Así mismo, antes de que nos concentremos en tareas venideras, el cierre nos otorga la posibilidad de analizar el aprendizaje obtenido y las áreas de oportunidad.

       

      Conocer las diferentes etapas de nuestro proyecto es de gran utilidad para nosotros y nuestros colaboradores. Si logramos identificar las diferentes fases, seremos capaces de mencionar las actividades que integran cada fase. También nos calificará para establecer periodos claves y señalar hitos que nos ayuden a asociar resultados con tareas específicas. 


      Ahora que conoces las diferentes fases que tendrán impacto en la administración de tus proyectos, te invitamos a seguir descubriendo de qué manera una herramienta digital como Temis facilita la gestión y administración de tareas desde un solo lugar y a cualquier hora.

       

       

      Probar Gratis (1)

       

       

      Fuentes

      Kerzner, Harold, Project Management: A Systems Approach to Planning, Scheduling and Controlling, 2009, http://www.mim.ac.mw/books/Kerzner's%20Project%20Management%20A%20Systems%20Approach...10thed.pdf

       

      Norma Nacional Americana, Guía de los Fundamentos de la Dirección de Proyectos (Guía del PMBOK), 2004 https://topodata.com/wp-content/uploads/2019/10/GUIA_PMBok.pdf

       

      Zamora, Marysela, El fino arte de cerrar ciclos, Forbes, diciembre, 2019 https://forbescentroamerica.com/2019/12/18/el-fino-arte-de-cerrar-ciclos/

       

       

       

       

      Path 1391

       

      TE PUEDE INTERESAR

       

      ¿Eres de las personas que tienen objetivos? Seguramente la respuesta inmediata es un rotundo ¡sí! Es probable, incluso, que pudieras aportar algunos ejemplos de objetivos relacionados con tu trabajo, vida familiar, crecimiento personal, salud y bienestar o economía. “Todos tenemos objetivos”, nos dirías con mucha razón.

       


      ¿Qué tienen en común las pirámides de Giza, la Gran Muralla China y el Coliseo de Roma? Que fueron construidos hace ya varios siglos y todos son ejemplo de trabajo en equipo y una gestión de proyectos impecable.



      Adaptarse o morir. Podría decirse que es el mantra de la mayoría de las empresas, especialmente cuando se trata de tecnología. Hoy en día, la adopción de nuevas herramientas tecnológicas determina la competitividad y, en los casos más extremos, la supervivencia de las organizaciones. En este sentido, el liderazgo juega un papel fundamental y ahora te vamos a contar por qué.


      × icono circulo precio

      Suscríbete a nuestro Boletín

      Al hacer clic en Suscríbete, confirmas que has leído y aceptado nuestro Aviso de Privacidad y que podemos comunicarnos contigo para informarte sobre novedades de Temis.

      icono png